The Medium, analizado en Series X.

The Medium Logo

Bienvenidos a una nueva aventura, esta vez vamos a analizar el The Medium, jugado en Xbox Series X. Desarrollado por Bloober Team, desarrolladora polaca conocida por títulos como Layers of Fear, Observer. Cuentan con bastante experiencia sumergiendo al jugador en el género del miedo. Pero centrándonos un poco en el juego que tenemos delante, te sumerges en la vida  de un médium que vive en mundos diferentes: uno real y el otro espiritual. Atormentada por la visión del asesinato de un niño, viajas a un complejo hotelero abandonado, convertido hace muchos años en el escenario de una tragedia impensable. Ahí comienza tu búsqueda para obtener respuestas difíciles. Como médium conectada a ambos mundos, tienes una mayor perspectiva y puedes ver más claramente que la verdad de lo que perciben los demás no es tan sencilla. Nada es lo que parece, todo tiene otra cara.

Desarrollado sobre Unreal Engine, y siendo el primer título en no publicarse para Xbox One, podemos hacernos una idea de las bondades de este motor gráfico. Y del nivel técnico de este juego, siendo el primer título exclusivo de Series. Además de ver texturas muy detalladas, la principal característica es el uso de la pantalla partida, para mostrar ambos mundos. Es el uso de la iluminación y las partículas los pilares principales que vienen muy bien implementados. La física pasa a un segundo plano, ya que no hay interacción real con los objetos, como pasa habitualmente en los juegos actuales, o es en un momento muy puntual (en tiempo real) donde el realismo de la física queda un poco ensombrecido por el ruido y la nube de polvo que lo cubre todo durante un segundo. Eso acentúa el interés por el aspecto visual, y es todo un espectáculo ver como se renderizan los dos mundos a la vez en la pantalla partida, algo que si hemos podido disfrutar mucho en los videojuegos, y hemos visto los problemas que ocasiona.

The Medium Bosque

Es por ello que el diseño artístico cobra especialmente importancia en un título como este. Ya que disponemos de dos ubicaciones simultáneas para el mismo lugar, como los dos mundos en paralelo funcionando perfectamente es muy difícil de admirar todo el trabajo realizado. En el mundo real disponemos de varios lugares, veraces, solidos. Con muchos detalles, intentado reflejar la huella de la vida en ellos. Utilizando una paleta de colores fría, que tanto se puede ver en muchas series actuales ambientadas en el norte, con bosques. Frente al mundo espiritual, donde, estando en el mismo lugar, es todo diferente, aquí el diseño artístico es donde brilla con intensidad, creando un entorno desgastado, falto de toda vida, lúgubre y misterioso, que asombra y a la vez encoge el estómago del jugador.

The Medium 2 mundos

Lo que nos permite hablar de la jugabilidad del título. Este juego vuelve a utilizar recursos del pasado, situando cámaras fijas, o que realizan un traveling sobre el personaje. Realizando una animación cuando se realizan determinadas acciones. Esta forma de narrar la historia lo hemos visto en títulos que se volvieron sagas icónicas, como Resident Evil o Silent Hill. Volvernos a encontrar con un  juego nuevo, que gaste esas técnicas para la jugabiblidad, es todo un reencuentro con la nostalgia, para aquellos jugadores que crecimos jugando. Además la exploración es la base en un juego que tienes que resolver pequeños puzles, o hacer pequeños descubrimientos para avanzar. Donde vuelve a tener presencia la existencia de ambos mundos y como los puzles fluyen entre ellos, provocando la unión de ambos en la protagonista. La jugabilidad viene marcada por la disponibilidad de un solo nivel de dificultad, y el enorme peso de la historia, donde descubrimos la inexperiencia como médium del protagonista, hecho que se puede ver en las enormes posibilidades de crecer en jugabilidad, que se dejan solo entrever en este juego.

Pero en un juego de este género, no basta con un buen apartado técnico, artístico y una buena jugabilidad. Ese ingrediente que le da el toque es el apartado sonoro, donde los efectos de sonido cobran mucha importancia. Donde el silencio, es casi más importante. Y hay que destacar que los sonidos son geniales, le dan todas esas sensaciones necesarias para completar la ambientación, y transferirle al jugador las sensaciones apropiadas. La música es soberbia, destacando la colaboración de Akira Yamaoka, compositor principal de la saga Silent Hill, entre otros muchos trabajos. Una música que termina el círculo. Puesta con muchísima precisión, aportando ese grado más de detalle fundamental en este género.

The Medium mundo paralelo

Después de poder haber disfrutado de este título desde el día uno en el Game Pass, es el momento de la reflexión más personal. Hemos intentado enfrentarnos a este título con cierta distancia,  ver la colaboración de Akira Yamaoka, la temática, eso tira mucho de la nostalgia anterior. Pero después de jugarlo, es sorprendente. Técnicamente impacta, conforme pasan los primeros minutos y empiezas con los primeros puzles, una vocecita interior no para de hablar de Silent Hill o Resident Evil, pero esta vez, la fluidez es increíble. Es un juego muy tenso, un trabajo soberbio, muy diferente a Observer, donde esta vez es un juego más clásico, que nos ha enganchado mucho más. Es un juego recomendable, que vale la pena descubrir y disfrutar. Si hemos encontrado algunos peros, el parecido con Silent Hill es mucho, cuando te sitúas la linterna en el pecho, es destacable. Y en un momento puntual hemos sufrido una caída brusca de los fps. Solo el tiempo dirá si este título se convertirá  en saga.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *