Microsoft Flight Simulator, analizado en Series X

Microsoft-Flight-Simulator
El nuevo simulador de vuelo de microsoft adaptado a la nueva generación de Xbox series

  Análisis Flight Simulator

 Bienvenidos a una nueva aventura en The Next Game, esta vez vamos a analizar el Microsoft Flight Simulator. Pero antes, corría el año 1976, y Microsoft Flight Simulator eran unos artículos publicados en una revista y escritos por Bruce Artwick, y en 1977 los añadió a la empresa SubLOGIC corporation para vender el simulador en la Atari 8800 y la IMSAI 8080.

 Cuarenta y tres años más tarde, y con un total de quince juegos. La saga mas icónica y longeva de Microsoft, aterriza por fin en la consola de la compañía. Esta versión pretende alcanzar niveles nunca antes vistos en la franquicia.

 El argumento es muy sencillo, es un simulador de vuelo, y como tal pretende que el jugador sea capaz de aprender y desarrollar las habilidades para pilotar un avión.

 Microsoft Flight Simulator, publicado en 2020, y desarrollado por Asobo Studio. Utiliza el motor grafico blackshark.ai, cuya característica principal es que genera modelos en 3D mediante fotogrametría. Hemos optado por la opción de calidad, para ello se habilita la conexión a internet, lo que añade funciones como transito aéreo del mundo en tiempo real o meteorología en tiempo real. El nivel de detalle de las texturas no es el mismo en los aviones, que es altísimo, frente al mundo donde no esta tan alto, lo cual es comprensible, y también es verdad que al generar los modelos mediante inteligencia artificial, pueden no coincidir con la realidad. Y hay que tener en cuenta que esta el mundo entero a nuestra disposición. La iluminación global es impactante, sobre todo cuando ponemos la cámara externa, donde podemos apreciar los reflejos sobre el avión. Pero eso no es todo, el mundo está ajustado según la hora, en tiempo real, por lo que ves la división real entre día y noche. Además de contar con la climatología en tiempo real. Pero es en la física donde destaca este juego, y es gracias al enorme trabajo invertido, donde descubrimos el porqué  de simulador. La altura, las corrientes de aire, todo influye a la hora de pilotar un avión. Un apartado técnico muy alto, es increíble que Series X sea capaz de moverlo con tanta calidad y fluidez. Solo durante un vuelo por Londres tuvimos algunas caídas de rendimiento, el resto solido como una roca. Y un avión gratuito dio problemas, Orbis Fly Eye Hospital, que la cámara interior no muestra la cabina, y no recoge el tren de aterrizaje.

Microsoft Flight Simulator volando

 En el apartado del diseño artístico, es un juego foto realista, y lo consigue. Los aviones y el mapa ayuda mucho, además los aviones cuentan con diferentes acabados, incluidos el original del fabricante. Contamos además con otros acabados, según la aeronave podemos seleccionar varios colores distintivos.

 Pero es la jugabilidad el otro apartado clave para hacer un buen simulador. Y esta muy completo. Lo hemos jugado con el mando, es lo que tiene la consola. Y aunque la experiencia no ha sido mala, y nos permite acceder a todas las opciones del avión desde la cabina, no es lo más adecuado para disfrutar de la experiencia. Sobre todo a la hora de maniobrar con el avión o ajustar con precisión la altura o velocidad del mismo. A pesar de las carencias, se puede pilotar el avión con el mando.

Microsoft Flight Simulator volando

 En el apartado sonoro, la música es muy buena, cumple con su función en los menús, o durante las breves pantallas de carga, exceptuando la primera, que realiza comprobaciones de actualizaciones. Pero una vez nos subimos al avión, los efectos de sonido y la emisora son los protagonistas, dándole ese realismo que todo simulador necesita. El sonido cambia dependiendo de la cámara que utilicemos, lo que permite además de escuchar el ruido del motor, las turbulencias generadas en el aire por la hélice. Detalles que hacen destacar en esta entrega, el enorme trabajo y confianza de Microsoft en una saga como esta.

Avatar Deusign

Deusign

Redactor
Que una saga de este calibre llegue por fin a consola, es una muestra de la confianza en el ecosistema. Si bien el juego no es perfecto, ya que es muy complicado exprimirlo en jugabilidad con el mando, es la mejor versión del simulador hasta la fecha. El acabado técnico demuestra por que este juego no ha llegado a One. Los gráficos de calidad casi fotográfica y la física incomparable, hacen de este título, el simulador de vuelo por excelencia para los fans que quieran aprender a volar, o los curiosos que se atrevan a iniciarse en este género, ya que se encuentra, además en Game Pass. Por todas estas razones consideramos que es un juego altamente recomendable.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *