Análisis de Watch Dogs Legion

Vigilancia masiva, un ejército privado que controla las calles, crimen organizado… ¡Basta! Ha llegado la hora de acabar con la opresión. Recluta a una resistencia equilibrada para derrocar de una vez por todas a los oportunistas que están destruyendo la que antes fue una gran ciudad.

El destino de Londres está en tus manos.

 

Esta es la carta de presentación de Watch Dogs Legion, que nos sitúa en una Londres de un futuro cercano.

Una entidad llamada Día Cero perpetra una serie de atentados de los que se culpa a nuestra organización, DedSec, desmantelada durante meses.

A raíz de estos hechos, Londres queda tomada por una serie de facciones y nosotros, como resistencia, deberemos recuperar la ciudad y liberarla de su control.

Para realizar esta tarea, dispondremos literalmente de cualquier persona que puebla la ciudad. Algunos serán más proclives que otros a unirse a la causa, pero cualquier NPC que nos crucemos será un recluta en potencia.

Cada una de estas personas tendrá sus virtudes y defectos que podremos comprobar antes de reclutarlos.

Por ejemplo podemos tener desde personajes que aportan vehículos privados, provocan más daño o pueden pasar desapercibidos más fácilmente, hasta otros que pueden morir de forma permanentellamar más la atención debido a sus flatulencias.

Además, para unir a alguien a la resistencia, tendremos que cumplir misiones específicas para cada uno de ellos.

Los miembros que conformen nuestra DedSec no tendrán una progresión ni subida de nivel al uso, pero sí los gadgets de los que dispongamos. Para ello, deberemos recolectar ‘puntos de tecnología’ para desbloquear y mejorar los que deseemos, así como las armas.

Una vez explicado el “qué”, desgranaremos el “cómo”.

Al margen de las misiones de historia, para liberar cada una de las zonas tendremos que cumplir una serie de misiones secundarias para poner al distrito a nuestro favor. Estas tareas consistirán en cambiar carteles de publicidad de las facciones por los de DedSec, realizar fotos a pruebas comprometedoras, o rescatar a determinados personajes.

 

Por lo que respecta a la ejecución de las misiones, tendremos libertad para entrar ‘a tiro limpio’ o usar la infiltraciónAunque suele ser más difícil de dominar la segunda opción, a la larga siempre será la más satisfactoria.

Para ello podremos entrar en las áreas de misión de diferentes formas: por la puerta principal, buscando entradas secundarias menos vigiladas, o hasta desde el aire pirateando un dron de carga que nos lleve.

Una vez dentro, dispondremos de un amplio abanico de posibilidades: piratear cámaras para estudiar el entorno, descargar códigos para abrir una puerta específica, desactivar drones y cámaras que activan la alarma… Eso sí, puede que al desactivar alguno de estos elementos, los enemigos se den cuenta y se acerquen para activarlo de nuevo.

 

Una de las cosas que consideramos destacable es que, si un enemigo nos ve, éste irá directamente a por nosotros, pero será el único que esté en alerta, por lo que si nos deshacemos de él rápidamente, nadie más se habrá dado cuenta de nuestra presencia. Si por el contrario se dispara una alarma, entonces sí tendremos a todos detrás nuestro.

Para librarnos de los enemigos podremos neutralizarlos en el acto (si usamos el sigilo) o matarlos si tenemos armas de fuego (la opción menos recomendable, pues nuestras acciones tendrán consecuencias). También disondremos de armas aturdidoras si no queremos ir matando a tiros a todo lo que se mueva.

Y también tenemos la opción intermedia, que es la lucha cuerpo a cuerpo; un sencillo pero efectivo sistema de esquivar-romper guardia-golpear.

 

Una vez comprendemos y nos habituamos al sistema de juego, nos damos cuenta de las posibilidades que ofrece para lograr nuestros objetivos.

También tendremos que movernos por la ciudad. Y para ello Ubisoft vuelve a ofrecernos el clásico ‘viaje rápido’ mediante las estaciones de metro o la gran variedad de vehículos disponibles.

El apartado de la conducción nunca ha sido el fuerte de la compañía, pero parece que esta vez han hecho los deberes y se nota un manejo más cercano a la realidad y bien diferenciado si llevamos una moto o un camión.

Aunque siempre podremos piratear un dron de carga y movernos lenta, pero libremente por los cielos.

En lo que se refiere al apartado técnico, el juego en general tiene muy buen nivel teniendo en cuenta el tamaño del mapa y los NPC y vehículos que se mueven en todo momento por él.

Pero es en la iluminación donde, valga la rebundancia, vemos luces y sombras.

Así como de día hay una iluminación sobresaliente del mundo y los personajes, en entornos cerrados vemos cómo proyectamos sombra con algunas fuentes de luz pero no con otras.

No sabemos si es una elección del estudio o una limitación del motor, pero empaña levemente la experiencia.

Eso sí, la recreación de esta distópica Londres, es sin duda un trabajo sobresaliente.

 

Por otro lado, en cuanto a las físicas (además de la conducción previamente mencionada), tenemos detalles como que los personajes inconscientes o muertos reaccionan si pasamos por encima de ellos.

También mencionar en este apartado el daño a los vehículos que va dese rotura de cristales y arañazos, hasta las abolladuras más aparatosas.

En cuanto al sonido, los efectos en general cumplen sin destacar ninguno de ellos especialmente.

Es en las voces donde sí podemos destacar el trabajo realizado. 

Teniendo en cuenta la cantidad de personajes que hay, el plantel de voces que lo acompañan es igualmente enorme. Pasará mucho tiempo de juego hasta que escuchemos voces repetidas.

Y el título viene doblado al castellano con un nivel muy alto, aunque tendremos que descargar el paquete de idioma.

GordonF14

Redactor / La voz
Watch Dosg Legion intenta llegar a donde no lo consiguieron sus predecesores. Es llamativo que estemos con la tercera entrega de una franquicia que no ha tenido demasiada repercusión. No obstante, parece que con este último título, Ubisoft ha dado con la fórmula correcta.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *