Análisis de Far Cry 6

Si por algo se reconoce a Far Cry es por haber encontrado una fórmula que funciona: un villano carismático, y un protagonista que sin quererlo acaba teniendo que reconquistar un territorio.

En esta sexta parte no podría ser de otra forma.

La historia se desarrolla en Yara, una isla ficticia del Caribe que está oprimida bajo el yugo fascista de Antón Castillo (interpretado de forma magistral por el actor Giancarlo Esposito).

 

Nosotros seremos Dani Rojas, un ex miembro del ejército que quiere salir de la isla y comenzar una nueva vida en Miami.

Pero en al comienzo de nuestro viaje, nos veremos involucrados en la rebelión y acabaremos formando parte de la guerrilla que quiere liberar Yara de las garras de Castillo.

Al comenzar, el juego nos ofrece dos opciones de dificultad: ‘Modo Acción’, más intenso; o el ‘Modo Historia’, para disfrutar del paseo sin sufrir demasiado.

Tras una introducción clásica de la saga, donde podremos elegir el género de nuestro personaje, nos pondremos a los controles de Dani en una pequeña isla donde nos familiarizaremos con el gameplay y las novedades introducidas en esta entrega.

Se podría decir que Far Cry 6 es el más “rolero” de la franquicia. Nuestro equipamiento y armas lo encontraremos en cajas repartidas por el mapa, e incluso las misiones y regiones ahora tienen nivel de dificultad recomendado.

 

 

Algunas de las novedades que podemos encontrar son:

  • La desaparición del árbol o tabla de habilidades, que en su lugar, los atributos nos los darán las piezas de ropa que vayamos encontrando.
  • Los clásicos puestos de control ahora son puntos estratégicos como plantas de combustible, bases de tanques o almacenes de munición.
  • Controles de carretera a conquistar.
  • Introducción del Supremo: mochilas que nos darán una especie de “Ulti” con diferentes variantes.
  • Enemigos con diferente equipamiento que serán vulnerables a un tipo de munición u otra.
  • Caballos como medio de transporte.

También tendremos acompañantes. Pero esta vez la lista está formada enteramente por miembros del reino animal. Un cocodrilo, un perrito sin patas traseras o un gallo nos echarán una “pata”, cada uno con sus habilidades propias.

A partir de ese punto, nuestro objetivo será reclutar a los habitantes de 3 regiones a través de sus cabecillas.

En cada una de esas regiones tendremos una base central como “puesto social”, donde podremos comprar equipamiento e incluso construir y mejorar una serie de instalaciones como una red de escondites repartidos por el mapa, una cantina o una armería para beneficio propio y de los miembros de Libertad.

Mientras estemos en estas bases, la cámara pasará a tercera persona; otra decisión novedosa en Far Cry. De hecho se nota novedosa porque la animación de movimiento del personaje resulta algo tosca.

Además de por sus villanos, la saga Far Cry es reconocida por crear entornos muy ricos y reconocibles. Desde islas del pacífico, el Himalaya o Montana, ahora nos lleva a una representación de Cuba.

Moviéndonos por Yara tenemos la sensación de estar en esa pequeña isla atrapada en el tiempo con sus vehículos de otra época, su fauna, sus playas de agua cristalina…

El motor Dunia Engine vuelve a funcionar a las mil maravillas que, sin ser un referente gráfico, siempre logra alcanzar una calidad muy alta en rasgos generales.

Como en otros juegos de Ubisoft, tiene un trabajo excelente de iluminación, pero se rompe la continuidad al no generar sombras nuestro personaje a pesar de verle las piernas.

Por otro lado, estaría bien poder modificar el FOV (campo de visión). Algo que muchos juegos permiten pero Far Cry todavía no.

En cuanto al rendimiento, hemos jugado en la versión de Xbox Series X podemos decir que funciona a 4K y unos muy estables 60FPS. Aunque en algunas cinemáticas es donde más se nota algunas caídas; cosa que no entendemos.

El apartado sonoro también está a un muy buen nivel. Los sonidos de las armas son contundentes y diferentes según el entorno. La BSO, compuesta por Pedro Bromfman, se complementa con temas latinos que van desde la salsa y el merengue hasta el ‘reguetón’ más moderno.

 

Queríamos comentar el doblaje a parte. Y es que hubo cierta controversia porque el título no ha llegado doblado a español de España, sino con un doblaje latino. Esto no es necesariamente negativo, puesto que estando ambientado en el Carbie, los desarrolladores consideraron oportuno no localizarlo y garantizar mayor inmersión.

Eso sí, recomendamos escuchar las voces en inglés y poder apreciar el gran trabajo de Esposito en el papel de Castillo.

Gordon F14

Redactor/La voz
Far Cry 6, como otras muchas sagas, no revoluciona su fórmula; sino que la mejora y refina. Es continuista en muchos aspectos, pero si no lo fuera dejaría de ser Far Cry.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *